4 pasos para que tu decoración resalte.



¡Atrévete a decorar tu hogar con colores que contrasten! Siempre que vamos a comprar algo para nuestro hogar nos preguntamos mil veces si se verá bien o no. A veces elegimos tonos similares para todo lo que tenemos, lo cual puede resultar cansado. ¿Harto de tener todo de color beige?

También hay ocasiones en que queremos a fuerza colocar un mueble que no va para nada con nuestro estilo, o que en la tienda se ve genial pero en tu casa de plano no encaja. Estos son los pasos a seguir para que no decidas mal:

1.- Conoce tu paleta de colores. Muchas veces no sabemos bien qué colores tenemos en casa, te centras en el color de la pared pero no recuerdas que los sillones ocupan un muy buen espacio visual y por lo tanto también los debes tomar en cuenta

2.- Elige la mayoría de tus elementos dentro de la misma familia de colores. Si tienes todo en color beige, es recomendable que los elementos que vayas añadiendo sean en tonalidades cafés claros, para que no se alejen demasiado, así será más fácil después elegir los acentos de color.


3.- Escoge el elemento que va a resaltar: Ya que tienes tus colores definidos, elige si quieres un contraste, o acento de color, con los cojines de la sala, un cuadro muy colorido, o las persianas de la habitación. ¡Atrévete a probar!






4.- Fíjate en este esquema de colores que te presentamos y úsalo como apoyo. Cuando dudes en qué lugar están los colores que quieres, revisa este esquema, los colores que contrastan son los que se encuentran en la linea de enfrente de cada color. Así, el azul contrasta a la perfección con el amarillo, o el verde con el violeta.

David García

#Decoratip: Espejos


Espejito, espejito... ¿Sabes lo significativo que puede resultar un espejo en la decoración de tu hogar? Sí, tal vez pienses que exageramos, pero no es así. Un espejo hace que tu habitación o estancia se vea más grande, con el simple efecto de profundidad si lo sabes colocar bien. ¿Cómo? Aquí te decimos:

1.- Conoce la forma de tu estancia. Generalmente las habitaciones son rectangulares, es importante ubicar las áreas más cortas, y colocar ahí el espejo, de preferencia uno grande que ocupe una buena parte de la pared para que se vea más grande. Esto es especialmente efectivo si el espejo queda frente a la puerta.

2.- Espejos alargados horizontalmente. Son un clásico para dar amplitud a pasillos y habitaciones estrechas. Sin embargo dan muy buen resultado en salas, donde los puedes colocar de espaldas a donde regularmente te sientas, para que de la impresión de que el lugar es más grande.

3.- La altura: es importante que los espejos queden a la altura de la vista. Se recomienda que el centro del espejo quede entre 1.5 y 1.65 metros desde el suelo. Para los espejos de cuerpo completo esta regla no aplica, pueden ir colgados 

4. Los acabados: Según tu decoración, te conviene usar acabados rústicos para dar más elegancia al espacio. Si optas por algo más sencillo, los acabados claros te permitirán más amplitud. El contraste del resto de tu decoración con el espejo también es un buen elemento. Así, una pared blanca y vacía se vuelve imponente con un espejo con acabados dorados elegantes.

5.- Varios espejos: Ideal para pasillos y escaleras. Una serie de espejos de distintos tamaños y formas pueden renovar por completo las áreas de tránsito de tu hogar. Si son todos iguales procura colocarlos a distancias iguales para un efecto de continuidad.

¿Tienes otro tip que quieras compartir? ¡Escríbelo aquí abajo!

¿Olores en tu alfombra?


Con el tiempo las alfombras absorben olores, sobre todo si dejamos caer algún líquido por accidente en ellas. Quitar estos olores puede ser un dolor de cabeza si no cuentas con algún limpiador profesional, y aspirar a veces no es suficiente. Pero realmente es muy sencillo, presta atención:

1.- El primer paso es librar la alfombra de todo polvo. Aspira bien y si es posible vaciar la recámara o mover los muebles para que quede la mayor parte de la alfombra expuesta.



2.- Esparce uniformemente en toda la superficie bicarbonato de sodio. No es necesario que sea una capa muy gruesa, pero sí que quede igualmente distribuido.


3.- Si quieres además perfumar la habitación, coloca unas gotas de aceite esencial en el bicarbonato y combina bien antes de colocarlo. ¡Prueba con lavanda!

4.- Deja actuar por lo menos 3 horas. Entre más tiempo lo dejes, mejor va a funcionar. Te recomendamos dejarlo durante toda la noche, y después retirarlo con la aspiradora, hasta que quede bien limpio.

¿Lo mejor de todo? ¡Este método es económico, ecológico y práctico! ¿Tienes algún otro tip que nos pueda servir? ¡Escríbelo en la sección de comentarios! 

Conoce nuestras alfombras aquí.
Hasta la próxima.

¿Cómo limpiar piso laminado?




Si tienes piso laminado o estás pensando en instalar pero te preocupa su limpieza aquí te explicamos cómo limpiarlo correctamente. El piso laminado está hecho principalmente de madera, y cuenta con un recubrimiento resistente para que no se dañe con la humedad, y no se ralle tan fácilmente. Sin embargo, es necesario darle un buen mantenimiento de vez en cuando para que dure más tiempo igual de reluciente que cuando era nuevo.

Lo principal es limpiarlo regularmente con un trapeador de polvo seco, que te permita mantenerlo libre de polvo, pelo y otros desechos que se acumulan en el hogar. Esto es importante porque al acumularse mucho polvo, este se vuelve corrosivo para el piso y termina dañando el recubrimiento.

También es importante que evites derramar líquidos sobre el suelo. Si llega a ocurrir rápidamente coloca toallas para que absorban lo máximo de humedad, y si es posible, esparce un polvo absorbente de humedad (los consigues en supermercados y tiendas especializadas del hogar).

Cuando vayas a limpiar pequeñas manchas, usa agua caliente. Esto evitará que el agua deje marcas, si es retirada correctamente. Se recomienda que limpies con el trapeador apenas húmedo para evitar dejar gran cantidad de agua. Si es necesario, pasa un paño para secar el agua lo antes posible. Realiza esto por segmentos, para que no quede mucho tiempo mojada la superficie.

Para manchas más difíciles, te recomendamos usar vinagre. Diluye 50ml de vinagre blanco en un litro de agua, y con él rocía sobre el área a limpiar. Se puede usar sobre todo el piso, pero al igual que el agua caliente, hay que hacerlo por secciones. Recoge el exceso con un paño húmedo, poco después de haber colocado el vinagre. Si quieres puedes probar este remedio en un área no visible (abajo de un mueble o atrás de la puerta) antes de aplicarlo en el resto del piso. Prueba también limpiador para ventanas, para manchas como sangre y aceite.

Por último, si deseas limpiar más a fondo usa shampoo de bebé, nunca uses shampoo de adulto o jabones más fuertes. Siempre que limpies con jabón, hazlo con un paño bien exprimido, luego pasa uno húmedo para retirar exceso y seca con microfibra.

Conoce nuestro piso laminado aquí.


David García.